« Home | Cuando era pequeña mi abuelo nos construyó un colu... » | Vivo en ochenta sitios y tampoco en ninguno. Re... » | De ayeres, isis y osiris Crecemos siempre solos... » | » | Estamos abriendo etapas con sonrisas y lágrimas. A... » | Hay una cuerda entre tu casa y la mía que quiere ... » | Nostalgia Muchas canciones, muchos poemas, muchas... » | Todo alrededor es de jabón. Son pompas azul celest... » | Ayer estuve con Benji en un sitio genial... » | I PARTE: LA LUZ Ayer soñé con ser feliz. Y me d... »

La vida es eterna en cinco minutos





Sé que todo fluye y que todo vuelve y que Heráclito y Sócrates me cambiaron la vida.
Recuerdo que me dieron un rato para plantarme frente a aquel texto... Era el tema 6. La página 82 del libro de filosofía de Anaya de 3º de BUP.

Me quedé ahí, delante, releyendo. Releer es algo que me gusta especialmente. Buscar más allá de las palabras es una afición que me viene de antes pero que recuerdo, como punto de giro, aquella tarde de clase. Levanté la mano, tímida... y respondí según las anotaciones que tenía hechas al margen... Recuerdo, que en aquel momento, ese profesor que hasta el momento me había enseñado cosas que para mi eran intrascendentes, cambió la cara, sonrió y supo, porque después me lo ha dicho muchas otras veces, que yo acababa de encontrarme de frente con una verdad. Y que esa verdad recién descubierta sería una de mis herramientas para concebir el mundo de otra manera.

Para entender por qué pensaba tanto sobre la vida, sobre las cosas, sobre mi misma; por qué siempre quería ir más allá de todo planteamiento. Supe, supo y supimos que recordaría siempre aquel momento, y que con aquella herramienta sería capaz de traducir, pero también de lanzar puñales y regalar(me) de paso. Poco a poco la técnica se va perfeccionando, hasta el punto de no ser yo sin esta esencia. y hasta el punto de saber mirar distinto sólo por haber aprendido a ver diferente, a volver a pasar por el mismo sitio y redecubir sus colores, sus formas, sus sonidos... y medir la temperatura de la luz para no caer en la rutina.

Aprendí, y decidí, que mi camino era otro. Que quería vivir ciudades, revivir historias, latir por dentro y por fuera. Ser más, desde dentro, para hacer que todos los que pasen por mi vida y me dejen colarme en la suya, sepan sentir conmigo, leer mis ojos, sentir cómo respiro mal porque allí detrás hay algo más.

Quizá por esto, y aunque aprendí a sentir distinto, no me escapo de la inevitable carencia de opacidad de que todas mis acciones y gestos van cubiertas. Soy transparente, y sin embargo... me gustaría poder decir más, con menos. Y que lo supieras ver. Y sobre todo, me gustaría poder decir, poder hacer y poder gritar... sin que de camino, clave ningún puñal en el intento.

He dicho

A mi siempre me gustó el relativismo. Lá filosofía de las manos y los abrazos. El silencio. Parece que los vientos del norte deben tener efectos balsámicos, no?

Le pido a la vida un parentésis urgente y un arrebato de tiempo libre..para darte un abrazo, que últimamente somos gente demasiado ocupada, y no nos lo merecemos...

un besazo.

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons