« Home | I PARTE: LA LUZ Ayer soñé con ser feliz. Y me d... » | Raymond Carver y otras historias secas y trágicas » | Magazine Diciembre » | Milano... Noviembre Milán tiene de día lo qu... » | QUIQUE GONZÁLEZ - LOS DESPERFECTOS AVERíA Y REDEN... » | METAMORFOSIS Sí, me gusta mirar por la ventana cu... » | Estoy a un paso de poner media Europa de por medi... » | colchones (ejercicio de fuentetaja junio 2007) » | RECORTES Y SINSABORES DE UNA CALLE CUALQUIERA DE ... » | Cuentas amarillas y espejos, de noche Del pomo d... »



Ayer estuve con Benji en un sitio genial. Se llama "La cabra en el tejado" y ha sido descubierto como un gran café para cenar, merendar o estar...

Ya sabéis de mi debilidad por La Latina. Pues en la calle de Filipe, Santa Ana, en el número 26, tenéis este auténtico café; que es un bar de toda la vida reconstruido a café tipo Berlín, para echarse la nostalgia en copa, y disfrutar de buena música.

De fuera no llama especialmente la atención, si no fuera por las cuatro puertas que tiene, pintadas de rojo y con lucecitas de esas blancas que me encantan en cada arcada.

La barra, es como de un bar de toda la vida (de los palillos en el suelo, y servilletas de papel... pero sin ésto, claro) las mesas de maderita, las paredes pintadas de granate y beige, y wifi gratis, y música de gotan project y otros grupos de ese rollo... sofás viejos... y sobre la barra, colgados del techo, luces en forma de bola colgando de barras.

Os dejo alguna foto,

PD. también he de decir que, gracias a Alicia la Maga (mi maga personal, pues me regaló las primeras notas de Coco Rosie, en forma de Cd en mitad del pasillo de la facultad...) KIMYA DAWSON... A ver qué os parece :)

Me gusta CocoRosie.

me lo apunto

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons