« Home | secretos » | >>>21/9/09*** no tenía valor para darle a "publica... » | viva la etimología » | » | Durmieron juntos durante más de sesenta años pero... » | Reescribiste, como sólo tú sabías hacerlo, planeta... » | ... bañera sin olas » | Práctica de microrelatos pasando por varias emocio... » | declaración de amor de abril » | Nostalgias y otras montañas rusas Debo tener páni... »

Un día de pronto, ya no tenía cuerdas vocales. Me las arranqué, o se deshicieron solas, gritándote que ya estaba bien de no quererme. Que no puedo pedir a nadie que me quiera pero tampoco dejarme la vida intentándolo. Después de hacer esfuerzos enormes por demostrarte cosas y que te atrevas... sé que no he conseguido absolutamente nada. Y espero simplemente que algo se esfume en el aire... como el cohete que tiran desde no sabes muy bien dónde pero que estalla en el aire y te mueve por dentro. Y ese momento, que espero sentada en un banco, va a llegar de un momento a otro. Tú te irás, yo me cansaré o nos daremos cuenta de que nada tiene sentido y sólo la inercia nos lleva. O que nos hemos empeñado -yo más- en que funcione y no lo hace. Que no se me mueve nada dentro porque a ti tampoco... Y que me dejas fría todos los días al despedirnos. Y que me preguntan por cómo nos va y la respuesta nunca me arranca una sonrisa. Que tengo que saltar de liana en liana porque tú no quieres que me quede. Que yo ya estoy muy cansada de estar triste. Y que no es fácil darse cuenta de que no le importas a la persona que más te importa. Y que estoy desgastándome y... que esto no va. No va.

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Links to this post

Create a Link

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons