« Home | ACERCA DE... PATOLOGÍAS CARDÍACAS Sara lloraba ... » | Lisboa » | media luz, y sombras La cocina, fría y gr... » | Sin mirar » | Retrospección-Introspección » | ARGUMENTOS » | De todo ésto me he dado cuenta recientemente Q... » | ¿Vas a venir mañana? Preguntan sus dedos. Borra. ... » | debajo de tus manos » | sin repasar, al natural »

Eva colgó el teléfono.


Prendió su mirada en la pared, en forma de gancho, y sostuvo por un momento con ella, la foto de David y ella en su último viaje juntos. São Paulo aparecía en forma de casas rotas y miseria, y de niños jugando junto a charcos de lodo.

En la foto David la miraba seguro y enamorado, y Eva permanecía inmóvil, con sonrisa congelada, de las que llevas dejando fija minutos antes de disparar.

Suspiró.
Pero no lloraba, sus ojos permanecían vidriosos y congelados. Como dos simples bolitas hechas perfectas a base de cristalino. En aquella posición parecía una muñeca rota, con sus tirabuzones, sus coloretes, pero con la cabeza hacia un lado.

Inmóvil, Eva sólo miraba la planta que colgaba del techo, con cazuela de mimbre y hojas llorosas. Se reflejaba en la ventana del salón, cristal semiopaco por la falta de delicadeza y cuidado por mantenerlo limpio. Volvió a sonar el teléfono. Se levantó y se dirigió hacia la cocina.

Sacó, arrastrándose para ello, un cazo del escurreplatos y abrió el grifo. El teléfono seguía sonando. Metió la punta de los dedos de la mano derecha bajo el chorro templado. Después la mano entera.

Se quedó mirando cómo su piel se iba poniendo más rosa. El agua cada vez estaba más caliente, pero ni se inmutaba. Y parecía, en efecto, la de una gallina sin pelo. Le pareció horrible. El teléfono paró de sonar en ese mismo instante, mientras Eva cerraba el grifo rápido. Cogió el cazo y lo llenó hasta la mitad. Paladeó su propia lengua. Estaba seca. Debió del grifo un poco. Pero estaba ardiendo y la escupió.

Sólo té. Un té estaría bien. Miró hacia la pared de gresite marrón donde estaba colgado el teléfono Domo y consultó la última llamada recibida. Era un número oculto.

Aún le debía quedar algo de té de la India. Humeaba en la taza verde. Sin azúcar. Y de un trago acabó con medio vaso de brevaje. Sobre la mesa, una pila de facturas y cartas del banco. Comenzó a escribir algo en uno de los sobres.

“A dónde”, escribió como si estuviera perdiendo la noción de la velocidad. Se miró en el fondo. Descubrió una chica mayor. Se parecía a ella, pero no se reconocía. Entonces se levantó de golpe.

Descolgó el teléfono y se puso a escuchar la línea en LA. “Como un diapasón”, pensó. Y cerró los ojos mecida por la continua nota. Momomomomomomm…. “El servicio contestador le informa de que no tiene mensajes”.

Y por fin lloró. Lloró porque estaba tan vacía como aquella taza verde.





Labels: , ,

Van y vuelven las fuerzas, los sentimientos... Para ellos finalmente volverá todo, como esas tardes en las que todo son juegos, divertidos y necesarios.
Me ha gustado retomar todo de nuevo, con nueva ilusión que me sonaba a un 1 de noviembre.

y pq el vacío no es más, q aquello q siempre insistimos en cambiar, y, en el fondo, casi nada cambia...por eso tb estoy llorando

he vuelto, pq todo tiene q volver, pq todo vuelve antes o después, pq, quizá, nunca me fui

abrazos ausientes desde el norte

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons