« Home | Sin mirar » | Retrospección-Introspección » | ARGUMENTOS » | De todo ésto me he dado cuenta recientemente Q... » | ¿Vas a venir mañana? Preguntan sus dedos. Borra. ... » | debajo de tus manos » | sin repasar, al natural » | verticalidad opaca » | aclaraciones de fjkayser » | desayuno. fragmentos »




media luz, y sombras


La cocina, fría y gris, emite un desagradable zumbido desde el techo, mientras se enciende y apaga la barra blancuzca de luz fría. Se acaba de lavar las manos con detergente líquido. Gel verde brillante, frío, transparente. Coge un paño rojo y blanco y las seca, en sumo silencio.

Una silla de tijera, con tres láminas de menos, sostiene su cuerpo huesudo, forrado en bata de franela. El olor del sofrito de la olla, se mezcla con la colonia Brumel que acaba de repartirse por el cuello, blanco, pálido como cal, como su rostro, como sus manos, como toda la piel de su desgarbado esqueleto. Frunce el ceño y destensa los músculos del cuello, con movimientos circulares y ordenados.

Se mesa el pelo, perfectamente engominado, y se acerca a la mesa, pisando con zapatillas, de cuadros, pero sin cubrir el talón, sin tocar la separación entre baldosines de gresite verde y beige. Desencaja su mandíbula.

Tamborilea los dedos sobre la mesa de madera de dos plazas, abatible, mientras mira el reloj de pared sin prisa. Se distrae un instante, con la visión de la puerta de la nevera, llena de imanes y listas de la compra:

  • "Comprar estropajo verde.
  • Pedir dos barras de pan de torrijas.
  • Pagar legumbre al recadero"

Chasquea la lengua. Saca un pitillo del paquete blando de celtas. Lo prende con un fósforo de madera que hay dentro del frutero. Se acerca hasta el pasillo. Retira con esmero la F. N. Browning B-425, y le saca brillo con un pico de la bata.

Contempla la estancia rectangular desde el quicio. Todo está tan sucio, le dice. Tengo que limpiar todo lo que has manchado, mamá. Puedo hacerlo desaparecer todo, ya verás qué rápido. Y da dos caladas profundas soltando el humo en una circunferencia perfecta.

El zumbido del fluorescente se hace insoportable. Mira hacia arriba. Tira la colilla al cubo de basura. Y coge el teléfono. Marca 091. Ni gritó
Y cuelga.

Se acerca al frigorífico. Anota con rotulador verde: "Comprar ambientador de flores".

Te dije que no cocinaras con la puerta abierta, que el olor a guiso se cuela por toda la casa, mamá. Dice con voz lenta, dirigiéndose al camisón de puntillas, rojo ya, por la sangre del cartucho incrustrado en la sien.

Se da la vuelta, coloca la silla en línea con la mesa, y termina la cena, en tres cucharadas, de manera impoluta y exquisita.


A las 3 am, dos miembros del cuerpo de bomberos tirarían la puerta abajo. Encontrarán la casa en llamas, y en el pasillo, el cadáver de una mujer de 77 años, con un tiro de escopeta en la cabeza.

La vieja vivía sola, demente y senil, afirmando que su hijo habría vuelto de la otra vida para hacerle su vida un infierno y que no pararía hasta verla muerta.

Sencillamente genial.
Desgarrador y engancha de principio a fin.Qué bonito es leerte de nuevo.

alguien dudó alguna vez??

(las 3am...como no :) )

abrazos ausientes desde el norte

Quiero leerte despacio, que ahora voy con prisas. ¿Lisboa? Qué envidia, cuánta cuánta envidia. Os va a encantar, seguro. No olvidéis tomaros unos dulces de Belén por mí, que están de vicio. Y disfurtar de la luz, que es preciosa a todas horas.
Yo me voy a Sevilla, que también tiene un color especial ;)
Quiérote mucho.

Guapa en el flickr. Guapos los dos.

incendiarios la historia y la autora! te mando besos..me imagino a veces que todas las historias terminan bien..y sé que puede ser verdad! =)*

Muy bonito.. nunca te había leído, pero me parece una historia brutal/genial, y la manera de transcribirlo... vuelvo, sin duda

saludos de una pluma en el espacio

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons