« Home | -igual es el momento de escribir » | ojos que ven y el corazón que lo cuenta » | A/A V » | La vida es eterna en cinco minutos » | Cuando era pequeña mi abuelo nos construyó un colu... » | Vivo en ochenta sitios y tampoco en ninguno. Re... » | De ayeres, isis y osiris Crecemos siempre solos... » | » | Estamos abriendo etapas con sonrisas y lágrimas. A... » | Hay una cuerda entre tu casa y la mía que quiere ... »

Olores

He olido a medio día un recuerdo que no ubico ni localizo en el espacio, tiempo o memoria. También he suscrito que las pasiones lo son cuando son incompletas. Lo ha dicho Penélope Cruz en la nueva de Woody Allen. Sé que me gustaba ese olor. Era un gel de miel de natural honey. Me recordaba a mucho, eso lo sé. Y los olores me recuerdan a personas, siempre. Aunque no siempre haya compartido la ducha con ellas. Los clasifico mentalmente en años, veranos o pasiones. Incompletas, claro. Como el hecho de cambiar de jabón por el siguiente que está de oferta. A veces no me queda más que admitir que los del marketing en el fondo tienen corazón [mentira, ni por esas]

Tengo un archivador de olores, pero no soy buena a la hora de recordar dónde pongo las cosas, aunque las coloque a conciencia "belén, no lo olvides, lo has dejado aquí", y en ese momento tiene hasta lógica, pero la memoria me funciona a prueba de fotos, y no de reglas nemotécnicas. También a prueba de olores. Pero confundo fin con medio para el fin. Y eso no es tampoco una buena forma de organizar nada. 

El Xacobeo tiene olores. Roma los perdió, no consigo recordar ninguno. Pamplona huele a crema de cuerpo de Garnier, como mi casa de Benta Berri. La crema de natural honey es la parcela de inma, y el columpio rosa que el yayo hizo con sus manos para las tres primas. Cebreros es piñones, mi abuelo y la leñera. Y los bocatas de la abuela son el verano del 89. Siempre. 

Hay años clave, hay olores clave. Pero la memoria es traicionera y a veces hace que olvidemos con facilidad. Por eso de nada me sirve saber qué colonia usas. Porque sólo me quiero quedar con lo que recuerdo de eso. No etiquetarlo. Aunque no pares de repetir que me encanta etiquetar las cosas.

Me ha molado, Kay.
Yo también siento algo raro cuando un olor me recuerda algo sin saber muy bien cómo o porqué. Rememoras sentimientos, personas, percepciones... sin ningún tipo dé lógica. Es curioso.
Mañana soy la directora del periódico y empiezo a estar algo nerviosa... a ver q tal.
Siento no haber ido a la fiesta, de verdad. Espero q no te enfadaras.
Un besote,Bea.

Estamos prustianos hoy, ¿no?

Bueno, ayer, pero da igual.


Un saludo, p'tit rouge, y a ver si nos vemos alguna puñetera vez, que me debes un tebeo ;)

Abrí la puerta de mi armario y el olor me teletransportó.
No sabría decir si a un lugar o a un rincón secreto que solo tú y yo conocemos.

Abrí la puerta de mi armario y el olor me teletransportó.
No sabría decir si a un lugar o a un rincón secreto que solo tú y yo conocemos.

dire, no hay nada tan evocador como los olores. eso lo dicen hasta los neurologos. por eso hay que dejar de comprar tanto desodorante. sin no quieres que tus recuerdos sean neutros, de aloe, o for men.

saluditos, me gusta.

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons