« Home | sentir, según el DRAE » | arcada1. (De arco). 1. f. Conjunto o serie de ar... » | Taller. Práctica I. Descripción. Visibilidad » | Abrazos E intentos por construir algo bonito deba... » | La plaza número 68 Hace tiempo que quería escr... » | foto: PHE photoespaña Qué difícil es crecer, y qu... » | 17:58 y llegas tarde 17:59 Hoy, sin proponérmelo... » | Qué susto y qué miedo... » | El guía se rascó la cabeza varias veces y contiuó ... » | dudo, luego... »

desayuno. fragmentos

(...) No demasiado lejos de este kit de desayuno, está el tostador, enchufado a la toma de luz de debajo de la ventana. Por la parte baja del electrodoméstico, aparecen migas de distintos tamaños y colores, pues seguramente alguien haya quemado alguna rebanada en el anterior turno de desayuno. Y las migas se mezclan con el azúcar, que el recipiente ovalado y metálico ha dejado escapar, cuando alguien intentaba hacerla llegar hasta su taza.

Me gusta ese azucarero. Es tan antiguo como yo, lo sé; pero es perfecto, porque refleja, como un objetivo fotográfico de ojo de pez, la visión de la habitación, y la postal de todas las caras que hasta allí, han ido llegando. De alguna forma quiero creer, que va reflejando las instantáneas de los madrugadores, y es precisamente él quien absorbe los sueños por la mañana y es por eso que nunca podemos volver a recordarlos, y es sólo con una subida de azúcar, que éstos vuelven en forma de ráfaga. Estoy casi convencida, que de buscarnos con atención, nos encontraríamos en una escena ya vivida.

Pero hoy yo me conformo con sentir el azúcar en las yemas del índice y el corazón. Aplastarla. Saborear en fascículos esos cristales pequeños de dulce (...)

Como me recuerda a un día lluvioso, en el que nos vi reflejados en un azucarero que habrá servido de ojo de pez para otros miles, que sin querer, se ha encontrado allí.
Quizás no fuera un azucarero, quizás sólo una taza, o quizás fuera un sueño del que no quise despertar aquella tarde.
Muy dulce, me gusta; me gustas.

GATO NEGRO

esta mañana, quise sentirme un poco mago...

se estropeó la tostadora e intenté arreglarla...

no fue posible...

al comerme la tostada, le dije adiós, casi casi al borde del llanto...

no quiero una tostadora nueva

y creo q me estoy volviendo un poco loco

(ojalá fuera mío y fuera verdad, pero sólo es un parafraseado)

abrazos ausientes desde el norte

El viernes volví a ver la película "Fresa y Chocolate", os la recomiendo. Decidí entonces bautizar a mi microondas y asignarle un signo del zodiaco. Es virgo, como yo!

Siempre he sospechado que los espejos retienen un poco de nosotros en el fondo, donde no llega nuestra vista. Puede que desde ese azucarero te observes a tí misma, o te observen otros muchos que lo han mirado con los ojos entrecerrados por el sueño.

Encantado de volver a encontrarte.

Un abrazo.

Qué texto tan bonito, pequeña kay.

¿Ha ido bien hoy? ¿-1 fallo? :) cuenta, cuenta.

Un abrazo

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons