« Home | desayuno. fragmentos » | sentir, según el DRAE » | arcada1. (De arco). 1. f. Conjunto o serie de ar... » | Taller. Práctica I. Descripción. Visibilidad » | Abrazos E intentos por construir algo bonito deba... » | La plaza número 68 Hace tiempo que quería escr... » | foto: PHE photoespaña Qué difícil es crecer, y qu... » | 17:58 y llegas tarde 17:59 Hoy, sin proponérmelo... » | Qué susto y qué miedo... » | El guía se rascó la cabeza varias veces y contiuó ... »

aclaraciones de fjkayser

Hace algún tiempo escribí una historia real, "la plaza número 69"
Le mandé el cuento a mi padre, para que lo leyese, y me dijo que la historia estaba incompleta. Me temí, que esta vez también me echara la bronca por exagerar o me corrigiera detalles absurdos. Pero ésto fue lo que me mandó por correo electrónico. Lo escribe en mi nombre... (aclaración)

Estas notas me las contó mi padre a modo de ampliación de mis recuerdos sobre Matilde y Jorge:
Sucedió un día en el garaje.
Mi padre estaba teniendo dificultades para poder abrir el coche.
Quizás la cerradura estaba fallando, o quizás, él quería manifestar quien es quien aquí abajo.
Llegaban Jorge y Matilde para recoger su coche o quizás llegaban en ese momento (tampoco es muy relevante). Al interesarse por lo que le pasaba con el coche, y contarle los problemas que tenía para abrirlo, Jorge me comentó que ella tenía "MANOS DE ANGEL".
Efectivamente, fue dejar las llaves del coche de mi padre en sus manos, y acercarla a la cerradura que hasta ese momento parecía imposible de entrar en razones, cuando como por arte de magia, de algún milagro (según versión de mi padre) o quizás de la pura casualidad, que aquel problema desapareció.

Es mi padre el que escribe de manera emocionante ¿verdad? Me encanta esta aclaración.
Y aquí os la dejo...

Siempre hay gente con manos de angel, con manos, miradas o sonrisas, que arreglan cuaquier cosa :)

besos kay, itnentare leerte aquí tambien! :)

OHHHH, sí, papá es genial y en él encontraste las maneras de hacer de las cosas más cotidianas las más mágicas y dulces.
Tú, madera de escritora; yo, con la madera, futura constructora de sueños... Con la piedra, lugares de chimenea y lumbre. Ya iré contándote más recursos.
besos pekeña

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons