« Home | A la folie » | Última intervención en Radio El País Boomp3.com... » | Tengo un orzuelo en el ojo izquierdo y un soplo e... » | Olores » | -igual es el momento de escribir » | ojos que ven y el corazón que lo cuenta » | A/A V » | La vida es eterna en cinco minutos » | Cuando era pequeña mi abuelo nos construyó un colu... » | Vivo en ochenta sitios y tampoco en ninguno. Re... »

Carolin, Berta y las Sombras





Llevo dos días sin ver más luz del día que la que respiro en el coche cada mañana vía m40. Y esta noche, cuando salí poco antes de las diez de nuevo hacia casa, vi el coche cubierto de hojas pequeñas y marrones -y no es tan romántico, pero también de cagadas de pájaro- y pensé "bien, ¿qué me he perdido?" Llevo semanas ansiando la necesidad de un viaje rápido. Si acaso al país de las sombras, tampoco me importa. Europa en otoño e invierno es una delicia aun con sus días de vida a oscuras. Tengo clavada Berlín entre las aurículas, latiendo a distintos ritmos y traduciéndose en millones de interpretaciones: la ciudad a la que prometimos viajar y no hicimos, la que me dio luz, la que me dio pánico y la que me enseñó a querer crecer... (¡también la que me trajo a Pablo, que no está nada mal!)


Aún hay hojas en el salpicadero. Y mientras conducía, las que quedaban, -en hilera y en pandilla entre el cristal y el capó- se iban dejando caer con la velocidad, como en un parque de atracciones. Cambian las estaciones y aún me pregunto en qué día vivo. El ritmo y la monotonía son mi segunda piel y el futuro es cada día más un capítulo sin escribir, que a veces angustia y a veces da miedo. Quiero acabar, con tanta ansia, que a veces simplemente no tengo ganas de ponerme en marcha. Y es que dejar pasar las estaciones sin perderme por los caminos, sin localizarme y sin encontrarme sólo ralentiza la búsqueda de respuestas que empiezan en mi misma.

Hoy caían hojas de mi capó. Hojas pequeñas en toda la gama que va del amarillo al marrón oscuro. Seguro que hacían "cris cris". Y el sábado paré el coche en una curva, cuesta abajo, para mirar cómo la luz de medio día hacía brillar los dorados de los chopos de mi barrio. Fue magia. Respiré. Sonreí. Me acordé de ti. Y resulta que estabas mucho más cerca de lo que pensaba... Fue el otoño, pero yo ya sabía que... no sólo.

No dejes de escribir... Hace un tiempecillo que te sigo de vez en cuando, en silencio, es agradable leer alguno de tus textos.
Por cierto, qué tal en santiago? Bajando por la calle de la que colgaste la fotografía se llega, también, a mi casa ;)
Un saludo,

No dejes de escribir... hace un tiempecillo que te sigo en silencio y es agradable leer muchos de tus textos. POr cierto, qué tal en Santiago? Bajando por la calle de la que colgaste una fotografía se llega, también, a mi casa :)
Un saludo,

y si hay algo q aún me abraza, es...sí, el otoño, o no solo...


abrazos ausientes y aun partidos desde el norte

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons