« Home | Lo material es solo eso: madera, tela, algodón, ca... » | Muchos "otros demonios" » | Recordé esta mañana que vimos juntos el eclipse de... » | como no tengo estanterías no puedo coleccionar mar... » | Fue instintivo. Se repetían las frases que entier... » | Todos vamos cayendo. Cayendo en la cuenta de que ... » | La piedra negra aguanta menos borrachos hoy porqu... » | De vuelta hoy cambié de trayecto. Para no pasar p... » | Limbos vespertinos » | paisaje suburbano babélico »

Pesadilla

Siempre he tenido una relación mágica y trágica con los números 2 y 3. Una especie de maldición que me hace pararme todos los 23 o 2 del 3 a pensar si ese día es especial. No me pasa con más días que esos (y el 15...)

La maldición del 23, podría llamarle. Dos números que jamás me gustaron pero que llevan escrito un mensaje oculto que, al igual que pasa el día del calendario, se va emborronando con las lluvias.

Porque este año olvidé su cumpleaños. Me paré, ciertamente, a pensar qué tenía ese día y no fui capaz de dar con ello... Hoy, justo hoy, me di cuenta de que se me había pasado su cumpleaños. Hace cuatro años me hubiera parecido mentira olvidarme de tu cumple... Aún queda esperanza, entonces, para poder pensar con menos intensidad en otras historias bonitas. Aunque ahora me parezca impensable.

Es bonito el 23. Todo un clásico... 23. La edad en la que más sueños cumplí, en la que más besos di... El cumpleaños de A. El cumpleaños de B. 23. Mi hermana cumplirá 23 este año y yo la envidio. Es impar y suma 5. Que también es impar. Como el 7.

Fijaos... Pasan los días, y también pasan los años, y con el tiempo casi a la misma velocidad unos que otros. Pero pasan los nombres, y los cuerpos, y los labios... y el ritmo es bastante más lento.

Tan lento que a veces duele.

Y a veces volver a tomar medida de uno mismo va rompiéndose y despegándose como la costra de una herida.

Dicen que merece la pena.
Te lo diré cuando deje de despertar con sensaciones pasadas pegadas a la piel como los ojos recién abiertos

¿Qué hora es? ¿Y por qué no me llamas?

Y 4 será C.

puede parecer que no, pero los números y la memoria están pensados para que las cosas sucedan como dices...

Pues sí, cumpliré 23... Cumplo 23 y tendré también que dejar de despertar con sensaciones pasadas. Pero hoy todo va mucho mejor, francamente...
Yo espero que los 23 sean la edad en la que más sonrisas logré (de momento no quiero besos de nadie)y que tus 26,aunque pares, sean los años en los que más sueños cumpliste

Post a Comment

Escribo para ti, para mi, para contarte y que descifres cuando quieras lo que necesites. Para hacerte recordar, para guiñarte un ojo, para darte la mano, para sonreír contigo... Gracias por comentar

Remite


  • kay

  • Llegué por casualidad y por una conversación de cafetería envuelta en dudas. Encontré en los paraísos electrónicos los abrazos más auténticos... viajé sola por Kioto, por Dresden, embotellé lluvia y suelto lastre. Ahora sólo escribo, de oficio. Y en septiembre de 2009, años después de posarme para aterrizar, vuelvo a emprender una aventura voladora; desnuda y rellena de letras. bienvenido
radiografía
Users Online

tinta y prosa
y letras e historias con máscara
y cristales rotos...
y tus ojos, reinterpretándolo todo



Creative Commons License
Esta obra
está bajo una
licencia de
Creative Commons